¿Te ha pasado alguna vez que has querido dar un retroceso en el tiempo, o sea volver al pasado? A muchos nos ha ocurrido. Puede que deseemos rectificar alguna acción irreflexiva o simplemente repetir un momento agradable. De lo que sí estamos seguros es que a ninguno nos gustaría retroceder en el tiempo sin tener la tecnología actual. Veamos algunos ejemplos que nos harán valorar la tecnología que tenemos.

El Correo en el pasado

Los seres humamos siempre hemos tenido la imperiosa necesidad de comunicarnos con otras personas. Cuenta la historia que los primeros métodos de correo que se emplearon fue la transmisión oral. Cuando se requería que un mensaje llegara a miles de kilómetros, se iba pasando a los apostadores que estaban colocados cada cierta distancia. ¡Imagínate cuánto tiempo tardaba en llegar los mensajes!

Más tarde se usaron carruajes tirados por caballos, o carretas tiradas por bueyes para transportar los documentos escritos. También se emplearon palomas mensajeras, trineos tirados por perros, globos de aire, entre otros.

A medida que aparecieron nuevos medios de transporte, el correo también fue mejorando, haciéndose más rápido.

La tecnología da paso al correo electrónico

En la actualidad la entrega de documentos y paquetes continúa manejándose en algunos lugares del mundo, pero con poca relevancia. Con el advenimiento del correo electrónico o e-mail, la comunicación se ha vuelto instantánea, incluso mucho más segura.

Puedes revisarlo en cualquier lugar donde tengas conexión a internet o desde tu móvil. Se puede reenviar a varias o muchas personas a la vez. Permite enviar todo tipo de archivos.

El correo electrónico ha llegado a ser una forma rápida de recibir y enviar mensajes a cualquier lugar del mundo y en tiempo real. Existen varios proveedores de correo electrónico, entre los que se cuenta G-mail.com como uno de los más populares. También está Yahoo!, Outlook.com, entre otros. Son servicios gratuitos.

valorar la tecnología

Temas relacionados:

LOS MEJORES MÉTODOS PARA PAGOS ONLINE

CÓMO EMPEZAR TU NEGOCIO ONLINE

El dinero en el pasado

El uso del dinero para comprar bienes, servicios, alimento, pagar transporte y cosas por el estilo, es tan antiguo como la humanidad misma. Asimismo, han sido muy diversos las formas de pago que se han empleado.

La historia remota cuenta sobre las diferentes cosas que se usaron como medios de pago: cobre, níquel, lingotes de oro

El dinero en la actualidad

Tal como muchas otras cosas que han cambiado con el avance de la tecnología, el uso el dinero no es la excepción. El empleo del dinero electrónico, dinero digital o e-money como también se le conoce, es ahora de uso corriente.

Las formas más usuales de este tipo de dinero son las tarjetas de débito, las de crédito, que son ampliamente aceptadas en casi todo negocio. También el sistema de transferencia.

Todo esto sin tener que portar dinero en físico. ¡Muy cómodo! ¿Cómo no valorar la tecnología actual?

valorar la tecnologia

Las cerraduras antes y ahora

El método más común para resguardar una vivienda o vehículo había sido por mucho tiempo las cerraduras manuales. Pero en esta era tan digitalizada, no podía escaparse a ella la seguridad de nuestras viviendas y automóviles.

Las cerraduras electrónicas son extremadamente cómodas ya que solo requiere de una aplicación en tu móvil. Son mucho más seguras para la empresa o vivienda. Algunas de estos tipos de cerraduras solo requieren de introducir un código o clave. Con otras formas de cerraduras electrónicas sólo se requiere que coloques tu mano.

En los automóviles u otras dependencias ya se usan llaves que llevan incorporado un sistema electrónico para abrirlas a control remoto.

Tema relacionado:

EL AVANCE TECNOLÓGICO EN LOS AUTOS

La tecnología cada día permite que nuestra vida sea más cómoda, menos complicada, que las transacciones comerciales se efectúen súper rápido y de manera más segura. Asimismo, con medios de comunicación como el correo electrónico, podemos comunicar el tiempo récord. Así que ¿con qué te quedas? El dilema:  valorar la tecnología de antes o la de ahora